Tormenta solar. Informe de la NASA. El fin del mundo?
"...El escenario podría ser cualquier gran ciudad de Estados Unidos, China o Europa. Un dia cualquiera: El cielo, de repente, aparece adornado con un gran manto de luces brillantes que oscilan como banderas al viento. Da igual que no estemos cerca del Polo Norte, donde las auroras suelen ser comunes. Podría tratarse perfectamente de Nueva York, Madrid o Pekín. Pasados unos segundos, las bombillas empiezan a parpadear, como si estuvieran a punto de fallar. Después, por un breve instante, brillan con una intensidad inusitada... y se apagan para siempre. En menos de un minuto y medio, toda la ciudad, todo el país, todo el continente, está completamente a oscuras y sin energía eléctrica. Un año después, la situación no ha cambiado. Sigue sin haber suministro y los muertos en las grandes ciudades se cuentan por millones. En todo el planeta está sucediendo lo mismo. ¿El causante del desastre? Una única y gran tormenta espacial, generada a más de 150 millones de kilómetros de distancia, en la superficie del Sol..." (Sinceramente creo que si ésto sucediera en nuestros días: NINGUNA PLANTA NUCLEAR SOPORTARÍA MÁS DE UN MES SIN COLAPSAR. Sumen las centrales nucleares que hay en el mundo y saquen sus propias conclusiones. El día que vi película "The Road", tube miedo de verdad...
Vivamos el tiempo que tenemos disfrutando con respeto de nuestro entorno, de nuestro hogar.)




sábado, 19 de marzo de 2011

Copenhague, la ciudad más verde de Europa

El European Green City Index, elaborado por The Economist Unit Intelligence, analiza 30 ciudades de 30 países europeos.
Las ciudades juegan un papel protagonista en la protección del clima.
El estudio analiza los objetivos y logros de las 30 principales ciudades europeas en materia medioambiental y de protección climática.

Madrid ocupa el 12º puesto y está a la cabeza en control de las emisiones y gestión del agua.

Copenhague es la ciudad “más verde” de Europa seguida de Estocolmo, Oslo, Viena y Ámsterdam. Esta es la conclusión a la que ha llegado un estudio sobre sostenibilidad medioambiental presentado por Siemens y que analiza las 30 ciudades más importantes de 30 países europeos. El estudio, presentado durante la Conferencia de Cambio Climático de Naciones Unidas en Copenhague, analiza los objetivos y logros de estas ciudades en el área medioambiental y de protección climática.

Dicen que en Dinamarca hay tantos habitantes como bicicletas. En este país escandinavo que fue sede de la conferencia internacional sobre el cambio climático y que tiene las aguas más limpias del continente, continuamente se lanzan iniciativas para mantener la biodiversidad, desarrollar comunidades autosustentables, reciclar, y reducir el impacto de las emisiones de dióxido de carbono. Si la ley primera del viajero es "donde fueras haz lo que vieras", presentamos las claves para ser un turista responsable en Copenhague y para disfrutar de sus eco-atracciones.

PEDALEAR.
La mejor manera de conocer Copenhague es en bicicleta. Con 300 km de carriles especiales y semáforos "onda verde" para los ciclistas, la ciudad es rápida y segura para moverse en dos ruedas. Todos los días, un tercio de sus habitantes utiliza este medio de transporte al dirigirse a su trabajo; uno de los promedios más altos del mundo y que en 2015 trepará hasta un 50% para convertir a Copenhagueen la primera "Bike City". La capital tiene su propio stock de bicicletas públicas que ofrece sin costo a ciudadanos (y turistas no contaminantes) en once puntos estratégicos de Copenhague. Otra opción divertida y grupal es tomarse el eco-taxi-bicicleta que sube hasta siete pasajeros.

VISITAR.
Es sorprendente que en una de las capitales más modernas de Europa sobreviva un enclave hippie intacto. Christiania, o el lado B de Copenhague, es una "ecovillage" que desde 1970 mantiene su estilo de vida libre y alternativo en pleno centro de la ciudad. En esta comunidad peatonal,las casas están construídas con materiales reciclables de demolición y tienen paneles de energía solar. Para caminar una tarde de sol hasta descubrir los graffitis callejeros, los talleres de artesanías, las galerías de arte y los bares que parecen de antes.
Si la intención es alejarse de la ciudad por un día y conectarse con un paisaje nórdico relajante, lo mejor es tomar un ferry de tres horas hasta la isla de Samso. En esta isla autosuficiente en la producción de sus recursos renovables por turbinas de viento, se puede visitar su academia para conocer más sobre bio-tecnología.
Como meca del turismo responsable, además de comunidades autosustentables, Dinamarca ofrece visitar parques de energía, plantas de incineración y casas-museo sobre arquitectura ecológica. Una salida ideal para toda la familia es la exhibición interactiva Experimentarium´s en Hellerup. Otros dos imperdibles en el centro de Copenhague son los jardines de Tivoli con su central de energía eólica y la House of Organic Inspiration para entender cómo desde nuestra propia casa podemos ayudar a la Tierra.

El informe evalúa a las 30 ciudades en ocho categorías: emisiones de CO2; energía; edificios; transporte; agua; calidad del aire; uso del suelo; y gobierno medioambiental. “Apoyamos los esfuerzos de las ciudades para que alcancen una protección del clima eficiente. Para ello, este estudio les aporta datos muy exhaustivos”, dijo Reinhold Achatz, jefe de Corporate Research and Technologies de Siemens AG. “Las ciudades pueden utilizar este estudio para priorizar sus acciones para reducir su impacto medioambiental”.

“Nuestros análisis indican que las ciudades europeas son líderes en rendimiento medioambiental. Una muestra de ello es que la media de emisiones per cápita de casi todas las ciudades incluidas –que en total suman unos 75 millones de personas- son menores que las de los países de la UE”, indicó James Watson, editor jefe de Economist Intelligence Unit y editor del estudio.

Oslo, que es la mejor ciudad en cuanto a emisiones de CO2 , sólo emite 2,5 toneladas de CO2 per capita y año, frente a las 8,5 toneladas de media de la UE. En este sentido casi todas las ciudades ya tienen desarrollada y parcialmente implantada una estrategia medioambiental. “Sin embargo, todas se enfrentan a desafíos extraordinarios. Por ejemplo, actualmente las fuentes de energía renovables sólo representan un 7% del suministro energético de estas ciudades, lo que está significativamente por debajo del objetivo del 20% establecido por la UE para 2020”, dijo Watson. Además, la cuota media de agua que se recicla no supera el 20% y uno de cada cuatro litros se pierde debido a derrames y pérdidas en las conducciones.

En general, las ciudades escandinavas presentan muy buenos resultados resultados. La concienciación medioambiental en estas ciudades ha sido muy fuerte durante años, lo que se refleja en sus ambiciosos objetivos climáticos. Copenhague, por ejemplo, espera ser una ciudad libre de CO2 en 2025. En los países escandinavos, el PIB per capita está por encima de la media y han realizado importantes inversiones en protección medioambiental.

En cambio, los resultados de las ciudades de Europa del Este han sido más bajos. Estas puntuaciones se deben, en gran parte, a un producto interior bruto menor, así como importantes cargas históricas que incluyen la falta de atención a la protección del medio ambiente durante décadas. El alto consumo energético en edificios y las antiguas infraestructuras lo reflejan. En el área de transporte público, sin embargo, las ciudades de Europa del Este suelen estar por encima de la media. Como muestra un data: Kiev, que se encuentra en el puesto 30º, cuenta con el mayor porcentaje de población que usa transporte público.

El alcance del European Green City Index es único. Las ocho categorías se basan en 30 indicadores individuales, 16 de los cuales son cuantitativos (por ejemplo, el consumo del agua y de energía per capita, la tasa de reciclaje y el uso de transporte público) y 14 cualitativos (por ejemplo, los objetivos de reducción de CO2, los estándar de eficiencia para edificios y el apoyo a las medidas de protección medioambiental).

The Economist Intelligence Unit desarrolló el índice y redactó el informe en colaboración con Siemens. “La investigación se basa en datos procedentes de fuentes oficiales, como los departamentos de estadísticas municipales y los gobiernos de las ciudades”, afirmó Watson. El estudio también incluye retratos en profundidad de las ciudades que revelan los puntos fuertes y débiles de cada centro urbano, a la vez que destaca iniciativas y proyectos de los que otras ciudades pueden aprender. “Un elemento clave del estudio es la comparación de resultados de cada ciudad por categorías individuales”, añadió Watson.

Madrid, 12º del ránking
“Madrid ha hecho un gran esfuerzo en políticas medioambientales en los últimos años. El estudio muestra que se sitúa a la cabeza de control de las emisiones contaminantes y gestión del agua”, señaló Francisco Belil, consejero delegado de Siemens en España y el cluster del Suroeste de Europa.

El European Green City Index es el tercer estudio de Siemens hasta la fecha en la serie de Infraestructuras Urbanas Sostenibles, tras los informes de sostenibilidad de Londres y Munich. “Con este análisis, subrayamos de nuevo nuestro compromiso a ayudar a las ciudades con sus medidas de protección del clima”, dijo Achatz. “Después de todo, esas ciudades juegan un papel esencial, puesto que son las responsables del 80% de las emisiones de CO2 y albergan a más de la mitad de la población”. La cartera medioambiental de Siemens es un socio ideal para la implementación de soluciones ecológicas en infraestructuras. En el año fiscal 2009, la compañía generó unos beneficios de 23.000 millones de euros con los productos y soluciones de su porfolio medioambiental. Esto es aproximadamente un 30% del beneficio total de la compañía.

Los resultados del ranking del European Green City Index:

Mapa de Copenahue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada